Busca en este sitio

jueves, 4 de febrero de 2010

La Virgen de Suyapa

El día de ayer conmemoramos un año más del hallazgo de la patrona de Honduras: La virgen de Suyapa y cabe mencionar que esta elebración no se limita al día 3 de febrero si no a todo el mes y en esta oportunidad quiero compartir con ustedes la historia del hallazgo de nuestra patrona.

Pues bien todo se remonta al año 1747, cuando un humilde labrador de nombre Alejandro Colíndres y su acompañante un niño de 8 años llamado Lorenzo Martínez, luego de una ardua jornada de trabajo abandonaban la montaña del piligüin para dirigirse a su hogar en la aldea de Suyapa, en su trayecto anocheció por lo que se vieron obligados a detener su marcha y dormir en la intemperie del lugar, sin embargo Alejandro no pudo conciliar el sueño pues sentía que un pequeño objeto le molestaba el costado y creyendo que se trataba de algún fragmento de raíz o piedra lo arrojo.

A su segundo intento de tratar de conciliar el sueño nuevamente sintió una molestia en su costado, al palpar dicho objeto se dio cuenta que se trataba del mismo que momentos antes había lanzado, por lo que opto por guardarlo en su morral, al amanecer ellos continuaron su camino pero su gran asombro fue al momento de ver el misterioso objeto que le había interrumpido el sueño y descubrir que se trataba de una pequeña imagen de la virgen de Concepción tallada en Madera y de ahí en adelante son innumerables los milagros que se le han atribuido a Nuestra Señora de la Concepción de Suyapa.

La Virgen de Suyapa mide seis centímetros y medio, en su mirada podemos ver reflejada la nobleza de la raza indígena, su rostro es ovalado, su piel morena, su cabellera negra le llega hasta los hombros y sus pequeñas manos se encuentran unidas en su pecho en señal de oración, su vestimenta original es de color rosa pálido sin embargo no se observa pues esta cubierto por un manto oscuro tachonado de estrellas doradas y adornado con valiosas alhajas. Al frente de la imagen, un resplandor de plata sobredorada la enmarca. El resplandor está formado por dos aros cerrados en forma de número ocho del que salen los rayos que rodean a la Virgen. El aro superior está nimbado por doce estrellas de plata. El conjunto nos recuerda a la mujer vestida de sol que aparece en el Apocalipsis. De plata sólida es la esfera que sirve de apoyo a la imagen que tanto venera el pueblo hondureño.

En 1925 Pío XII declaró a Nuestra Señora de Suyapa Patrona de la República de Honduras, y es el 3de febrero el día que se eligió para realizar la celebración patronal, con misa y oficio propios. Así mismo es en el año de 1796 cuando se tiene el primer registro atestiguado notarialmente de un milagro notable. La primera ermita se bendijo en el 1780 y el templo actual, recibió la visita de Juan Pablo II en 1983. Cabe mencionar que este templo está ubicado en una de las zonas más humildes de la capital del país.

Y es esta la historia del origen de Nuestra Señora de Suyapa, patrona de este bendito país, la que en este día quise compartir con ustedes por ser parte importante de nuestra idiosincrasia.




Ermita de Suyapa
          
   Basílica de Suyapa

No hay comentarios. :

Publicar un comentario