Busca en este sitio

jueves, 24 de abril de 2014

De la quiebra de las estatales, todos somos responsables

                                 



El otro día con un tantito de tiempo libre me puse a filosofar y caí en cuenta que si bien aquellos a los que comúnmente llamamos oligarcas son en su mayoría responsables de la quiebra de las empresas o instituciones estatales como la ENEE (Empresa Nacional de Energía Eléctrica), Hondutel (Empresa Hondureña de Telecomunicaciones), y claro no olvidemos al últimamente  célebre IHSS (Instituto Hondureño de Seguridad Social), estas personas bien o no declaran y pagan sus impuestos, o no pagan recibos de agua, luz y teléfono, o le pagan uno que otro soborno a esos corruptos funcionarios públicos.


Pero, también hay otro protagonista en esta triste historia y te preguntaras de quien hablo, pues sencillo, es el tan “martirizado” pueblo, que de una o de otra forma también ha contribuido a la quiebra del estado y como; pues ya sea por acción u omisión, eso no importa, lo que importa es que también ha afectado, verás cada vez que tu o tu vecino, han modificado un contador de luz o de agua, cada vez que no has declarado correctamente tus impuestos, has pagado soborno a algún agente de tránsito, en ese momento tú también te conviertes en un corrupto, le estas robando al estado (es decir a ti y a tus hijos).

Ahh y no crean que se me olvida el otro actor importante, los sindicatos, esos vegetales (sin ofender a los vegetales, que son muy útiles y nutritivos), yo no estoy en contra de los sindicatos, pues si existen injusticias laborales, siempre existirán los sindicatos, el problema está en que en Honduras los sindicatos se han convertido en cómplices, de patronos, gobierno, etc, tapando las sinvergüenzadas de  unos y de otros, siempre he dicho que si los sindicatos, se hubieran unido realmente, el golpe de estado no hubiese pasado de ser un intento, pero ya ves, los grupos de poder si saben aplicar la famosa frase de “divídelos y vencerás”; y ahora para que lloran sobre la leche derramada.

En fin creo que ya entendieron la idea, en el país estamos acostumbrados a culpar a medio mundo de nuestros problemas, pero nunca hacemos conciencia de nuestra cuota de responsabilidad, o más bien yo diría que unos tenemos conciencia, pero otros parece que no tienen o no quieren tenerla y recordemos que de todos nuestros actos también la vida se encargara de hacernos justicia, tarde o temprano. Toma en cuenta que nunca es tarde para rectificar, piensa en el país que le heredaras a tus hijos y en el presente que quieres vivir, y por si eso no te interesa, pues piensa como quieres pasar tu eternidad, porque tus actos serán juzgado de distintas maneras.



No hay comentarios. :

Publicar un comentario